La verdadera historia de TouristEye

Como la mayoría de vosotros ya sabréis, acabamos de vender TouristEye a Lonely Planet. Es sin duda un momento dulce a recordar, pero que ha llevado detrás muchísimo trabajo y aprendizaje.

Mucha de esa trayectoria la podéis leer en este blog. De hecho ésta es ya la entrada 1.500. Comencé a escribirlo en Septiembre de 2005, aburrido de estudiar las asignaturas que me habían quedado. Hace 8 años que ya se dice pronto. Gracias a él olvidé el camino “normal” de un teleco y me aventuré a hacer proyectos por mi cuenta, ir a eventos como Iniciador (estuve en el segundo de Madrid), conocí a magníficas personas y mentores que nos han ayudado mucho y me impregné del espíritu startup.

Hace 4 años al volver de hacer el Master en Chicago decidimos empezar TouristEye, impulsados por la dosis de energía que fue SeedRocket. Hemos sido ingenuos, atrevidos, humildes. Hemos intentado crear un buen equipo. Hemos pedido confianza a mucha gente que nos la ha dado. Hemos trabajado y estirado el dinero de los inversores por encima de nuestras posibilidades. Hemos creído siempre que era posible una app de viajes que revolucionará la forma de viajar. Hemos luchado contra gigantes. Y al final todo el buen hacer ha tenido su recompensa. Lonely Planet es el fit perfecto para el producto que estamos construyendo y era el momento de unirse.

He aprendido a programar de verdad, a hacer interfaces usables, a distinguir el buen diseño del diseño, a llevar un equipo de ingenieros, a sincronizar a un equipo disciplinar, a hacer planes de negocio, a convencer a inversores europeos, a convencer a inversores americanos, a hablar en público, a hacer el pitch en español, a hacer el pitch en inglés, a aprovechar el tiempo, a disfrutar del tiempo libre, a negociar acuerdos, a negociar una venta, a hablar con la prensa, a llevar una comunidad de cientos de miles de usuarios, a manejar servidores, a optimizar bases de datos, a hacer APIs, a mejorar el uso de las caches, a contratar, a dejar ir a gente, a aumentar la conversión de registro y de pago, a aumentar la frecuencia de uso de la gente en nuestro producto, a hacer tests de usabilidad, a montar una oficina, a lidiar con la Seguridad Social y Hacienda, a hablar con una gestoría, a controlar las facturas, a revisar documentos legales, a corregir los fallos de los abogados, a pelearse con los bancos, a entusiasmar a los que te rodean, a mantener un buen ambiente a pesar de las dificultades, a llevarse con los competidores, a crear una empresa en Delaware, a tramitar las Visas americanas… Y todo esto con 27 años, pero solo puedo decir, ¡cuánto me queda aún por aprender!

Hay mucho que queremos contar para que los siguientes no cometan nuestros fallos. Por eso desde hoy comenzamos a escribir “La verdadera historia de TouristEye“. No sé cuando lo publicaremos, ni si será un artículo gigante o un ebook o qué partes podremos incluir y qué queda reservado. Pero si sabemos que queremos que sirva como ejemplo de qué hacer y qué no.

Apúntate para recibir la historia.

¡Gracias a todos por vuestro apoyo todos estos años!

Bezos, hablando de como innovar

In my experience, the way invention, innovation and change happen is [through] team effort. There’s no lone genius who figures it all out and sends down the magic formula. You study, you debate, you brainstorm and the answers start to emerge. It takes time. Nothing happens quickly in this mode. You develop theories and hypotheses, but you don’t know if readers will respond. You do as many experiments as rapidly as possible. ‘Quickly’ in my mind would be years.

 

- Jeff Bezos, en una entrevista hablando de su compra del Washington Post

Las apps de pago son un esquema Ponzi

Ya he tratado este tema antes, pero justo se me acaba de ocurrir la analogía perfecta para explicar por qué las apps de uso continuado que solo cobran por venta están destinadas al fracaso.

Imagínate que eres una empresa, lanzas una app y cobras 2€ por ella. Tienes unas cuantas ventas, y contratas a más gente. En los siguientes meses necesitarás vender 2 veces lo que habías vendido antes, mientras mantienes a todos los usuarios. Y al cabo de un año la situación será mucho peor. Los ingresos de los nuevos pagan por los beneficios de los antiguos. Si deja de haber muchos más nuevos que antiguos, la app tendrá que cerrar. Pura definición de un esquema Ponzi.

¿Cuántas apps de éxito que conozcas se basan en vender la app? Whatsapp puede ser el mejor ejemplo. Tienen 250M de usuarios, de los cuales habrán pagado la mitad (iPhone) 125M * 0.89€ * 70% = 77M€. Podemos suponer que han ingresado unos 50-100M€ y tienen un gastos de 10M€ anuales. No es sostenible, por eso se va a pasar a finales de año a un modelo de suscripción anual. ¿Alguna otra app?

Si en cambio consigues que haya pagos recursivos (cuotas o in-app-purchases), o ganar suficiente por publicidad / leads, te aseguras recursividad en la caja. Hacia este modelo están yendo la inmensa mayoría de aplicaciones del Top 100 si os fijáis.

¿Y los juegos? Los juegos son una categoría especial porque sueles jugar durante semanas/meses. Entran y bajan del top de forma muy rápida. No los usas durante >1 año. Y los desarrolladores lo saben, y sacan nuevos juegos. Aparte que la inmensa mayoría no tienen gastos de servidor.

¿Llegarán a permitir Google y Apple cobrar por actualizaciones? Pensaba que este verano lo íbamos a ver pero no será así. Creo que al ser impopular el hecho de cobrar por actualización, van a “obligar” a las empresas a cobrar de forma recursiva con in-app-purchases.

 

Por qué es un error creer que Google debe borrar algo de su buscador

Hoy ha salido una sentencia/recomendación del Tribunal de la UE que dice que Google no está obligado a borrar nada de su buscador. El origen de la disputa viene de un español que sufrió un embargo hace 15 años, y al buscar su nombre en Google sale la noticia. Ya ha saldado sus deudas, pero el estar ahí hace que la gente le tenga desconfianza.

Él pedía que Google borrase su nombre de ese resultado de la búsqueda. Ahí está el error de concepto. Google es un buscador que indexa webs. Por tanto, si no quieres que algo esté, ve a la página original y pide que lo quiten/cambien. Si lo cambian, Google lo cambiará. Pero Google, como cualquier otro buscador, debe ser neutro. (Todos ahora desconfiamos del orden de los resultados de Google, pero ese es otro tema).

La pregunta importante es: ¿hay derecho al olvido en las páginas originales? Imagínate que te acusan de una violación y sale en los medios, y que al cabo de 3 años, te declaran inocente. Si buscas tu nombre en Google aparecerás en todos esos medios. ¿Qué opciones hay?

  • Pedir a cada uno de esas webs que borre la noticia.
  • Pedir a cada uno de esas webs que amende la noticia diciendo que esa persona es inocente.
  • Cambiarte de nombre.

Yo creo que lo correcto debería ser la 2. Los propios medios deberían tener una forma de actualizar noticias pasadas para corregirlas. Es muy difícil borrar todas las noticias, por lo que siempre quedará alguna. Pero si actualizas las noticias, la gente que lo encuentre verá que era falso.

8 ideas para que el BBVA innove en la banca

Leía el otro día que Francisco González, presidente del BBVA, hizo una presentación ante cientos de banqueros con un mensaje disruptivo. O la banca se pone las pilas tecnológicamente o los gigantes de Silicon Valley les van a superar. Le voy a dejar por aquí algunas ideas de donde creo que debería ir la banca (o al menos la banca a la que me gustaría pertenecer).

Justo esta semana pasada quería sacar dinero del cajero (primera vez en años) porque debía 4€ a una persona. El Santander me quería cobrar 3€ de comisión en su cajero porque la tarjeta era de crédito. Entro a la oficina y me dicen que normal, que para sacar dinero del cajero debo usar la de débito. Me tuve que volver a casa, buscar la otra tarjeta que tenía guardada desde el 2010, y volver al banco a sacar dinero.

De este simple hecho voy a sacar 8 ideas que la banca debería aplicar.

  • Una única tarjeta. No quiero dos tarjetas, quiero una. Quiero una sola tarjeta que me sirva para sacar dinero del cajero, para pagar en comercios de cualquier país del mundo, para pagar por Internet, que me proteja ante la copia de la tarjeta y me envíe un SMS cuando se hace un pago. Y sin comisión. No me importa lo de crédito, yo voy a pagar con el dinero que tengo en la cuenta. Si no, no compro. Ahora mismo en el Santander no es posible. Igual en otro banco sí. 
  • Solo 1 solución para cada producto. Ahora mismo contratar algo en un banco es complicadísimo porque te lían con opciones. Hace unos meses entré a un banco americano para preguntar y me remitió a la web porque lo entendería mejor. ¿En serio? Un solo tipo de cuenta. Un solo tipo de tarjeta. Un solo tipo de depósito. No es tan complicado digo yo…
  • Una web sencilla. Cuando entramos a la web del banco básicamente lo hacemos por dos motivos:
  • Ver los últimos movimientos o h
  • acer una transferencia a alguien. ¿Tan difícil es hacer que la primera pantalla sea solo eso? Ahora tengo que dar no se cuantos clicks para hacer una transferencia a mi amigo que compró los vuelos.

La peor parte de las comidas y cenas es cuando toca pagar, porque hay que andar peleándose con el restaurante para pagar entre varios con tarjeta porque nadie tiene cash; o andar pidiéndole cambio porque solo tenemos billetes de 20€ o 50€; o estar pidiéndole a tu amigo que te pague y ya le pagarás tu el próximo día. El banco debería resolver ese problema:

  • Una app centrada en enviar dinero a amigos. El 95% de la gente no debería usar la web del banco. Con usar la app para ver su cuenta y enviar dinero le vale. Pero es que la app del banco debería estar enfocada en enviar dinero entre personas con dos clicks. Uno selecciona el contacto (el móvil es el identificador como hace Whatsapp), marca la cantidad y le da a enviar. Que pague quien sea la cena, y en menos de lo que tarda el camarero en traer el datáfono le envías tu parte. Actualización: Mirar Barclays Pingit
  • Una app para que las empresas cobren. Vuelvo al mismo ejemplo de la cena para mejorarlo. Ahora mismo el camarero tiene que perder el tiempo cobrando de 4 tarjetas. Imaginaros que nos traen la factura con un código, y cada uno de nosotros abrimos la app y enviamos nuestra parte al restaurante con la factura con ese código. Al restaurante le llega a los segundos el aviso de que la cena ya está cobrada. El camarero ha podido seguir atendiendo a otros clientes y nosotros no hemos pasado el mal rato de ver cómo repartimos el pago. Y lo mismo para cualquier negocio, ya sea que el usuario pague via su móvil o el negocio cobre a través del suyo. A este modelo es al que va a tender Square. Ahora mismo usa las tarjetas pero hoy en día un banco ambicioso podría perfectamente saltárselas y quedarse con el 1-3% de comisión que cobran a las empresas. Las tarjetas son algo del siglo XX (y las monedas y billetes ni te cuento).

Muy bien Javier, me diréis, pero entonces todo el mundo tiene que tener cuenta en ese banco. ¿Cómo aseguras la interoperabilidad? Si no tienes cuenta del banco, descárgarte la app y asocia tu tarjeta para que te cobren/manden dinero de esa tarjeta. O que haya una alianza de bancos con una app común (igual me he pasado soñando…).

  • Tu cuenta se rentabiliza sola. Otra de las cosas molestas de los bancos es que tienes que estar preocupado de donde dejar los ahorros. Dudas si moverlos a un depósito de 3, 6 o 12 meses. De si moverlos a otro banco. De si dejar lo poco que tienes en la cuenta porque no tienes claro qué será de tu vida.Si pensáramos en el consumidor, ¿no es más fácil que lo tenga en la cuenta y reciba intereses sin tener que preocuparse de estar moviéndolo? Cada mes le envia el banco una push notification con lo que ha ganado y todo el mundo contento. El usuario no está preocupado y el banco ha conseguido que mantenga su dinero quieto ahí.
  • No hay comisiones. Es muy sencillo. El banco gana dinero cuando el cliente tiene dinero en la cuenta. Ya está. No cabreemos al cliente cobrándole 1€ por transferencia o 12€ por la tarjeta. Eso es calderilla comparado con lo que gana el banco con el dinero que tenemos quieto.
  • Ayudar a ahorrar al usuario. El banco gana más dinero cuanto más dinero tengamos en la cuenta. Igual que hace Simple con su app móvil, el banco debería ayudar a sus clientes a ahorrar. Cuanto más ahorre, más ganará el banco.

¿Más ideas?

Mientras aquí los cines acusan a la piratería, en USA Lucas y Spielberg preciden un gran cambio por culpa de Internet

Ya sabéis que del tema de los cines y la piratería hablo de forma recurrente, porque nuestros compatriotas no paran de tomar decisiones equivocadas y siguen acusando a la piratería de todos los problemas del cine. Hoy voy a decir poco, voy a dejar que hablen George Lucas y Steven Spielberg, dos ciudadanos “normales”. A ver si los de aquí se enteran de algo.

At a talk at USC, the pair agreed that it’s on track to have a “massive implosion”. At the core of their argument: there just isn’t enough time in the day for consumers to support all the films released in theaters. Films are competing with all the content and options that the Internet provides.

 

They suggest the marketplace will contract because there isn’t enough time in the week for us to go to the movies anymore. With Netflix producing top quality content, and video games cutting into weekends, it leaves little room for date night out at the cineplex. It’s getting so bad that Lucas complains about how hard it is even for him to get a film in a theater. This should probably make producers of films nervous.

 

The duo says that the studios will be forced to reevaluate how to distribute films. Perhaps a film like Lincoln will cost less to see than, say Iron Man? Or perhaps, we don’t even get movies like Lincoln in theaters anymore. They will come straight to our homes.

 

For over a decade, the films that can’t find an audience in the theater have found their niche on the internet where they can be marketed and sold on iTunes to those who will love them. Companies like Netflix and Hulu are able to focus on these niches and program specifically for them, for much cheaper than the $300 million it cost to release a summer film. That translates to these Internet companies being able to take bigger risks on content, similar to HBO’s model.  And technology winning.

Ni una palabra sobre piratería.

Ya hay un Master en Computer Science via MOOCs

Hace un mes dije que seguramente se aprendería más de Computer Science siguiendo cursos online que asistiendo a clase. Y justamente Georgia Tech y Udacity anunciaron el 15 de Mayo un Master en Computer Science.

En GigaOm comentan más sobre el tema, pero a falta de saber más datos creo que es un paso en la buena dirección. Como ya dijisteis algunos en los comentarios, la universidad es más que conocimiento (amistad, relaciones, contacto en persona), pero es bueno que haya alternativas que metan presión a los modelos clásicos.

Periodistas que dicen que las empresas de Internet le deben mucho al gobierno de USA

Leyendo El Pais:

Las empresas de Internet están tan o más interesadas que el propio Barack Obama en esclarecer esta situación y controlar sus daños. Esos nuevos gigantes económicos se encuentran atrapados entre dos lealtades que hoy parecen contradictorias, pero que les son imprescindibles. Por un lado, se deben a un público que cree en la libertad de movimientos en Internet y confía en el respeto a su privacidad; al mismo tiempo, tienen un compromiso con un Gobierno que les ha ayudado enormemente en su promoción.

 

A diferencia de poderes económicos tradicionales, como Boeing o General Motors, las compañías de Internet gozan de una imagen juvenil y atrevida, y han sido favorecidas por un público, muy distinto a los compradores de aviones o de coches, que se identifica genéricamente con una visión más liberal y distante de la autoridad constituida. Su negocio depende, esencialmente, de que la gente quiera seguir expresándose y actuando en la Red, algo que puede ponerse en peligro si los potenciales clientes sospechan de la empresa por medio de la cual lo hacen o pierden su fe en ella.

 

Pero las empresas de Internet también le deben mucho al Gobierno norteamericano, que las ha exhibido como el emblema del revitalizado liderazgo internacional del país, por no mencionar las ayudas recibidas en la creación de algunas de ellas. Cuando Obama tuvo que hacerle un regalo a la reina de Inglaterra, no escogió un producto de la industria de Detroit sino un iPad.

Pediría al periodista Antonio Caño que aclarase lo que he puesto en negrita porque se ha columpiado. Ahora resultará que Facebook tiene más de 1.000 millones de usuarios gracias al gobierno de USA o al fantástico Obama. O que Apple ha llegado a donde está gracias al dinero del gobierno de Estados Unidos. O que Twitter fue desarrollado por la CIA para ayudar en la primavera árabe. Yo más bien diría que han llegado hasta ahí a pesar del gobierno.

Seamos serios, por favor.

Sí debemos culpar a las tecnológicas de dar los datos al NSA

Ya todos os habréis enterado que la NSA (una de las agencias de inteligencia de Estados Unidos) básicamente puede leer todo lo que escribimos en Google, Facebook, Yahoo, Microsoft, Apple y todos los gigantes tecnológicos. Estas empresas están obligadas por ley a darles los datos que pidan y a no decir nada a nadie. Asi que hemos tenido que enterarnos 6 años después de que empezara el programa de algunos de sus detalles (aunque había muchas sospechas de que el programa existía).

Una de las preguntas que debemos hacernos es: ¿han actuado mal las tecnológicas? ¿Debían haberlo hecho público? La mejor respuesta la he encontrado en Hacker News:

Funny how tech companies don’t mind breaking the law on principle when it aligns with growing their company, but when it comes to principle alone, they break like twigs.

Google y Apple contratan a centenares de abogados en decenas de países que buscan las cosquillas para pagar impuestos ridículos, pero cuando tienen que enfrentarse de verdad al gobierno para defender la transparencia, pasan olímpicamente del tema. Y que no se defiendan diciendo que lo intentaron (como Google está intentando hacer). Si de verdad lo quieren (o sus accionistas se lo piden) buscarían la forma.

Y ojo, no estoy 100% en contra del programa PRISM ni de las escuchas. Creo que es una manera muy eficaz de detectar a personas peligrosas, pero debe ser un programa terriblemente controlado porque 300.000 peticiones al año son muchísimas peticiones y no hay 300.000 personas peligrosas. Y debe ser un programa transparente donde la sociedad lo acepte.

¿Qué hacemos ahora? Desde este lado del charco lo único que podemos hacer es pedir a la UE que impida que USA obtenga datos de ciudadanos europeos aunque estén en servidores americanos (había una ley europea pendiente). Aunque como un blogger ha dicho en uno de los muchos artículos que he leído, a muchos gobernantes en Europa se les hace la boca agua del poder que tiene Obama en sus manos. El resto queda en manos de los ciudadanos americanos.

PD: Como nota curiosa, Alemania es el único país que no ha firmado el Safe Harbour, y hay restricciones con el uso de Google Apps (sí, eso que usamos todo y que USA nos espía masivamente). Estos alemanes están en todo…

¿Se debe impedir a Amazon poner precios bajos?

En Francia andan mosqueados con Amazon (y con cualquier empresa tecnológica americana diría yo) porque vende los libros muy baratos y no cobra por el envío. La ministra de Cultura le acusa de “dumping, tira abajo los precios con el fin de penetrar en los mercados para después, una vez en una posición de cuasimonopolio, hacer que los precios vuelvan a subir”. También critica que el no cobrar por el envío es una manera indirecta de reducir el precio de los libros y que otras librerías no puedan competir.

Haría varios comentarios:

  • Francia tiene como España una ley de precios fijos. Mi opinión es que es un gravísimo error. Yo no compro libros porque son muy caros. Si fuesen más baratos, compraría y leería más. Tanto libros físicos como ebooks.
  • ¿Hay que prohíbir hacer dumping? Es un tema complicado porque es cierto que solo las empresas gigantes pueden permitirse hacer eso, y eliminan al resto. Por tanto, creo que si prohibiría vender por debajo de coste. (La PS3 también se vendía por debajo de precio de coste y nadie se quejaba, algunos alimentos de marcas blancas pueden que se estén vendiendo por debajo de precio de coste y nadie se queja).
  • ¿Hay que proteger a las librerías? ¿La sociedad gana más / es más culta, si las librerías de barrio siguen sobreviviendo? Mi opinión es que no. La gente es más culta si lee más, lo haya comprado en la web, en la tienda física o lo haya leído gratis en un blog. Las librerías fueron muy útiles, ahora no tiene por qué.
  • ¿Debe Francia castigar a Amazon por regalar el envío? Me parece ya tristísimo que le busquen las cosquillas a la ley para perseguir a Amazon. Ahora resulta que aunque consigan precios muy buenos por enviar decenas de millones de paquetes, deben cobrar un envío mínimo.

El artículo termina con la siguiente reflexión:

Sin embargo, está imbuido del mismo principio rector al que Francia se aferra para garantizar la supervivencia de su industria cultural: que una concepción maximalista y ultraliberal de la libertad de comercio pone en riesgo la existencia de una oferta cultural diversa como alternativa a la oferta de las multinacionales.

Nunca en la historia de la humanidad ha habido tanta diversidad como ahora. En Internet puedes encontrar toda la variedad de estilos que quieras. Hay que ser muy atrevido e ignorante para defender esa idea.