¿Estás seguro de querer aparecer en los buscadores?

La reflexión de Enrique Dans sobre si evitar o no la entrada de los buscadores a tu página me ha hecho pensar bastante sobre la utilidad y posible interés de esto. Todo viene a cuento de que WebMasterWorld ha modificado su fichero de acceso ‘robots.txt’ para que los buscadores no entren en la página y así ahorrarse el ancho de banda que consumen. De un día para otro desaparecieron 2 millones de páginas webs indexadas.

Como he comentado en ese post, me parece que si puedes permitirte pagar el ancho de banda, debes hacerlo, porque a través de los buscadores te entran multitud de visitas (siempre que sea bueno el contenido claro). La argumentación que da WebMasterWorld es que son muy conocidos y se les enlaza desde multitud de páginas. Por ello tienen visitas aseguradas. Es cierto, pero también es cierto que esos usuarios entraron algún día a través de los buscadores. Así que mi pregunta es: ¿Los iniciados tienen que seguir una cadena de enlaces hasta llegar a WebMasterWorld? ¿Es eso organizar la información? ¿u ocultarla? No me parece justo para los miles de personas que se inician en esos temas, me parece un gran fallo que hayan tomado esa decisión. Si no hubieran estado en los buscadores hasta el otro día, seguro que ahora tendrían muchísimas menos visitas.

Pero esto me lleva a otra reflexión. ¿Podemos ayudar a los buscadores a organizar la información? ¿Podemos indicarles que páginas son interesantes y útiles y cuáles son chorradas que no añaden nada, y solo perjudican? ¿podemos hacerlo se una manera simple, sin modificar el archivo ‘robots.txt’, solo añadiendo alguna etiqueta a esta entrada del blog por ejemplo? En resumen, ¿podemos ayudar a Google a organizar toda la información y no dejarle toda la tarea? ¿podemos ayudarle a hacerle limpieza y no llenar el cuarto de papeles ‘sucios’? Es algo, que no sé si se puede hacer, pero sería muy útil para todos aquellos que queremos mejorar Internet, que queremos encontrar la información que buscamos a la primera, sin encontrar tonterías que únicamente nos cabrean.