Las leyes de Asimov entran en escena

Si has visto la película ‘Yo, Robot’ o eres un friki de la robótica conocerás las 3 leyes de Asimov, las 3 leyes de la robótica:

Ley 1.- “Un robot no puede lesionar a un ser humano, o, por medio de la inacción, permitir que un ser humano sea lesionado”.

Ley 2.- “Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la Primera Ley”.

Ley 3.- “Un robot debe proteger su propia existencia en la medida que esta protección no sea incompatible con la Primera o Segunda Ley”.

Y podrás pensar que estas leyes son de ficción, que nunca se podrán dar; si piensas eso subestimas al ser humano. En Japón, un país tecnologicamente muchísimo más avanzado, está empezando a ser normal tener un robot en casa. Hablando de robot, de una máquina capaz de moverse y hacer algo más o menos sóla. Poque también podría llamar robot al ordenador o a la termomix y no me refiero a eso. Por eso el Ministro de Economía, Comercio e Industria está empezando a aplicar estas leyes de Asimov.

Está desarrollando unas guías de seguridad para los robots y está instando a los fabricantes de robots a que incluyen en los robots la primera ley. ¿Cómo lo harán? Instalando sensores que impidan a los robots chocar contra los humanos, instalando botones para apagarlos en caso de emergencia, o usando materiales más blandos para fabricarlos.

¿Para cuando estarán las 3 leyes en funcionamiento? No se sabe, son todo pronósticos, porque la labor de hacer cumplir estas 3 leyes en el 100% de los casos es tremendamente complicada. Es tan complicada que ni los humanos podemos cumplirlas y eso que nuestro cerebro es mucho mejor que cualquiera de los ordenadores actuales.

Vía Engadget