No tengo por qué revelar mis fuentes

No lo digo yo, lo ha dicho un tribunal de California. Los jueces han establecido que los bloggers no tenemos obligación de revelar nuestras fuentes y que podemos acogernos a las leyes que protegen a los periodistas.

En este juicio se enfrentaban Apple y un grupo de bloggers a quien les acusaba de difundir datos internos de la empresa y pedía revelar sus identidades. La Electronic Frontier Foundation y el Centro Stanford de Internet y Sociedad han defendido a los bloggers. En su decisión los jueces señalan que los sitios de Internet deben ser tratados igual que los periódicos, las televisiones y las radios y que los correos electrónicos de los bloggers deberían ser también protegidos, igual que las llamadas telefónicas o los documentos escritos.

Así que ahora cualquiera que acceda a Internet tiene confidencialidad sobre sus fuentes, escriba en su blog, en una página web o en un foro; diga verdades o mentiras. No llego a tener del todo claro esta decisión porque por ejemplo hay muchos contratos que incluyen cláusulas de confidencialidad y esta decisión supondría su anulación. ¿Qué opinas?