La televisión que viene

La TV tal como la conocemos ahora tiene los días años contados. Actualmente tenemos unos 10 canales sin necesidad de parabólica donde nos programan y contraprograman según sus intereses, nos retrasan las emisiones o nos regalan “eternas pausas” de publicidad. Éste es el modelo de la televisión analógica.

Sin embargo ahora nos lo cambian, dentro de 4 años ya no se emitirá en analógico y todas las emisiones serán en digital. Por tanto habrá más canales y con mayor calidad (el por tanto lo digo porque lo he estudiado exactamente xdd). ¿Mayor calidad? Sí, mayor calidad de imagen, pero ésto no significa que vaya a haber mayor calidad de contenidos, menos publicidad o más respeto a los telespectadores. No. Desgraciadamente una cosa no lleva a la otra.

La mayor ventaja que traerá la TDT (y digo traerá porque las TV españolas están varios pasos por atrás respecto a otras europeas) será la interacción. ¿Qué es esto? Copio literalmente de un artículo sobre la TDT:

El servicio interactivo de la Diputación de Huesca permite al ciudadano consultar información sobre esta institución y su actividad, así como información sobre todos los municipios que la componen, noticias y agenda de actos y eventos, ayudas, becas, subvenciones, oposiciones, licitaciones y concursos. Todo ello funciona de forma unidireccional, el usuario sólo recibe los datos. Pero otra parte del portal, muy similar a una página web, pero adaptada para ser navegable con el mando a distancia, incluye otros servicios que permiten al ciudadano enviar datos.

Así que sólo recibimos datos, ¿y por dónde interactuamos?

Pero el canal por el que se envían los datos no es el único importante, también es necesario uno de retorno, aquél por el que el ciudadano envía sus datos. Para ello, en la actualidad debe conectarse el terminal de TDT a la línea telefónica convencional, que en breve será sustituida por una conexión a redes domésticas –a través de WiFi o Ethernet- que enganchan con el ADSL doméstico.

Así que interactuamos a través de Internet, ¡fíjate! Es decir que estaremos igual que ahora sólo que nos meten un navegador especial adaptado al mando dentro de la TV. ¿Y para eso tanto rollo de la TDT? Porque nadie ha hablado de reducir la publicidad, de que emitan menos programas basura, de que no contraprogramen y nos quedemos con cara de tontos. ¡Pues vaya timo es la TDT!

Y es que encima nos venden sintonizadores que no son compatibles para “interactuar”, ahora mismo el 9% de los aparatos vendidos soporta la tecnología MHP que es la que permite ésto. Los pronósticos dicen que para 2008 serán el 35% y en el 2010 será el 60%. Perfecto. Primero nos venden sintonizadores baratitos y luego nos vuelven a vender otros “mucho” mejores. Así que en 4 años habremos comprado 2. Eso se llama hacer negocio.

Y digo yo, si ahora la TV está empezando a ir por el mismo canal que Internet (ya sea cable o par de cobre), ¿no podré hacer mi propia TV o mejor dicho, grabar o descargar los capítulos, películas o series que yo quiera para verlos cuando yo quiera y donde yo quiera? Espera, si resulta que esto ya se puede hacer con aparatos como TiVo para la televisión analógica.

¿Entonces? Pues señores la TDT es una forma de enviar los canales (más y con mayor calidad), pero el modelo de negocio planteado está totalmente obsoleto. No veremos lo que nos pongan, veremos lo que queramos en el momento que queramos y en el sitio que queramos. ¿Y la financiación? Pues parece que a la cadena ABC le ha funcionado la fórmula. TDT, ¿sí o no? Lo siento pero mirando para varios años vista no.

Por supuesto esta opinión va para los early-adopters, esta claro que mi abuela no se va a poner a grabar y a descargar series y películas cuando no ha usado un ordenador en su vida. Aunque eso de early-adopters mejor lo retiro, ya que están saliendo aparatos muy muy fáciles de usar.