Otro caso más de patente estúpida

La compañía Eolas tiene la patente de interacción del navegador con los plugins (cada vez que vemos un vídeo, flash o fichero pdf). Y por ello Microsoft perdió el juicio hace meses y ahora Opera, en su nueva versión, se ve obligada a regatear haciendo un pequeño truco para no incumplir la patente.

¡Cúantas veces hay que decir que patentes como éstas son malas para la sociedas y para las empresas! Por cierto, a Firefox no le afecta ya que Mozilla no lo vende.