El Canal de Panamá y las mareas

Dos o tres entradas atrás, fesja hacía un volcado de enlaces entre los que se encuentra uno de Microsiervos acerca del diferente nivel del mar en distintas partes del mundo, y en particular en el Canal de Panamá.

Y yo voy a aprovechar para contaros algo más. El Canal de Panamá siempre fue uno de esos lugares del mundo que tenía que visitar alguna vez en mi vida. Afortunadamente pude hacerlo hace 4 años, y me quedé realmente maravillado. Muchas de las cosas que os voy a contar las aprendí en el Museo del Canal, en las esclusas Miraflores, o en una isla del lago Gatún, situado en pleno canal.

Esta gran obra de ingeniería que comunica los dos océanos fue construída por los norteamericanos a comienzos del siglo XX, aunque ya varios siglos atrás, Carlos V tenía la idea en la cabeza. Por aquella época, cercana al descubrimiento de América, las rutas de mercancías que venían desde Ecuador y Perú tenían que cruzar el istmo a pie (o mejor dicho, a mula), atravesando unos 70 Km de espesa selva, desde la Ciudad de Panamá en el Pacífico hasta el puerto caribeño de Portobello. Era el llamado Camino de Cruces. La operación era arriesgada, los piratas estaban al acecho y estas ciudades fueron saqueadas y quemadas varias veces a lo largo de su existencia. Pero la única alternativa consitía en bajar desde el ecuador hasta las cercanías de la Antártida, atravesar el Estrecho de Magallanes, y luego volver a subir… un paseo extra de más de 10.000 Km.

Los primeros que realmente se atrevieron a construir el canal fueron los franceses allá por el año 1882. Ya tenían la experiencia del Canal de Suez, inaugurado en 1869, pero Panamá presentaba un nuevo reto: al contrario que en Suez, los dos océanos no estaban al mismo nivel, y hacía falta un sistema para evitar corrientes de agua de un océano a otro.

La compañía francesa apenas se mantuvo cinco años trabajando en el canal antes de que se declarase en quiebra. Sin embargo, Estados Unidos estaba interesado en que se construyese el canal y así poder comunicar sus dos costas por vía marítima, por ello retomó el proyecto francés unos años más tarde, en 1903, y fue finalmente acabado en 1914. No resultó una tarea fácil: las enfermedades, el húmedo clima tropical, la dificultad del terreno, etc, causaron la muerte de varios miles de trabajadores.

¿Y cómo se construyó?… con mucho cuidado desde luego. Resumiendo un poco, lo que hicieron fue cerrar la desembocadura del río Chagres en la costa caribeña , para que el agua se acumulase en el interior formando el gran lago Gatún. Luego vino la difícil tarea de comunicar el lago con la costa pacífica. Este tramo, especialmente una zona llamada Corte Culebra, fue donde más obreros murieron bajo derrumbes de tierra.

En su paso por el canal, los barcos llegan hasta una altura de 26 metros sobre el nivel del mar, atravesando tres conjuntos de esclusas: Gatún (en el Caribe), Pedro Miguel y Miraflores (Pacífico). Es destacable comentar que las esclusas sólo echan agua del lago al mar, porque las abundantes lluvias tropicales consiguen que el lago Gatún no se vacíe. La duración total del trayecto son unas 8 ó 10 horas, y el coste para un barco grande está cerca de $100.000.

El siguiente vídeo muestra una travesía desde el Pacífico al Caribe por el Canal de Panamá:

Ahora a por el tema de las mareas… ya he comentado que en el Canal de Panamá las esclusas son necesarias porque el agua de un extremo está más alta que el otro. Pero esta altura no es constante. Las mareas hacen que varíe sustancialmente, hasta el punto de que no siempre una misma costa es la que tiene el nivel más alto. Si el canal estuviese abierto por los dos extremos, fuertes corrientes de agua en una u otra dirección dificultarían el paso de los barcos.

Las mareas son producidas por el efecto gravitatorio de la Luna, (y también del Sol, aunque en menor medida). Como el océano Pacífico y el mar Caribe no tienen ni mucho menos la misma extensión ni cantidad de agua, la fuerza de atracción de nuestro satélite no es la misma. Concretamente en Panamá, la amplitud de marea (la diferencia entre pleamar y bajamar) en la costa caribeña es del orden de 1 metro, mientras que en la costa pacífica es normal tenerla de ¡¡6 metros!!. Resulta muy curioso contemplar el anochecer sobre una laaarga playa de más de 50 metros, y luego levantarse por la mañana y ver que el agua ha subido tanto que la ha hecho desaparecer por completo. Podéis comprobar el pronóstico para las mareas panameñas de cualquier día en la calculadora de mareas.

Para finalizar, un consejo: si alguna vez pensáis en haceros capitanes de algún barco tratad que cumpla con las medidas Panamax (en inglés), o tendréis que pasar más de una vez por tierras de pingüinos. Pero vamos, que 305 metros de eslora (largo) y 33 de manga (ancho) dan mucho juego.