Cierra el cine Benlliure

Seguramente muchos de los que leeréis esto no sabréis de que cine estoy hablando, pero el Benlliure es un cine al cuál he ido a ver multitud de películas. Que me acuerde ahora mismo, Gladiator y el coñazo que le dimos al señor que le vendimos la entrada que nos sobraba; y Tomb Raider y el famoso cuarto oscuro de debajo de la escalera. Era un cine antiguo (52 años) pero en muy buenas condiciones. Las películas se veían bastante bien y las butacas estaban también bien. Pero ha cerrado hace una semana.

¿Los motivos? Que ha caído brutalmente la gente que va al cine y es más rentable poner otro negocio, en este caso una libería. ¿Al lado de El Corte Inglés y de la Casa del Libro una librería? WTF! ¿Los culpables? ¿Los jóvenes y no tan jóvenes que nos descargamos películas de Internet por lo que ya no vamos tanto al cine? A eso yo lo llamo consecuencia de los precios que han ido subiendo y subiendo sin más razón aparente que la avaricia de las productoras por ganar más y más dinero (no creo que los dueños de los cines tengan mucho margen de maniobra).

Obsesión

El 22 de noviembre de 1954 se estrenó la primera película en el Benlliure, era Obsesión, de Douglas Sirk. El precio de las entradas era de 4 y 9 pesetas dependiendo del piso (antes tenía 2 pisos). Ahora mismo debía costar 6,5€ = 1080 pesetas. En 50 años se ha multiplicado por 120 cuando los costes de transporte y de mostrar la película han bajado (en relación). Parece que algo falla. Y eso sin contar los costes extra de comprar la entrada por Internet, que te cobran casi 1€ y eso que se ahorran dinero.

Así que con esas decisiones que toman entre todos no me extraña que acaben cerrando, aunque seguro que algunos les viene bien traspasar el local en una de las zonas más caras de Madrid. Pero a pesar de la “piratería” de Internet, lo digital va a salvar a más de un cine. Cuando se conviertan en cines digitales podrán convertirse en sitios para ver acontecimientos deportivos, para ver óperas, para ver obras de teatro; y todo en pantalla grande e imagen y sonido digital. Esta diversificación puede que sea la solución para los cines, para los clásicos y seguramente también para los multicines.

Actualización

He encontrado qué librería será la que sustituya al cine. Es Abac, del grupo Eroski. Una librería con oferta editorial, juguetería, papelería y música, enfocada principalmente al público infantil. La cadena quiere hacer hincapié en el ocio educativo dentro de las tiendas. Según fuentes de la compañía, “la oferta de música, que no será muy amplia porque es un negocio en recesión, tendrá una selección delicatessen?. Abac se sitúa como competidor de FNAC, de hecho fichó al Director de Márketing de FNAC España.

Por cierto, me tengo que pasar por la Casa del Libro de la calle Fuencarral que me han dicho que tiene cafetería en la primera planta. A ver si es posible ojear tranquilamente un libro. Starbucks + Casa del Libro = Buen negocio (en USA muchas librerías son de este tipo).