La CMT vuelve a cortar las alas al WiFi público

Así está claro que no avanzaremos, ni reduciremos la brecha digital. Pero lo importante en esta vida son los beneficios de las empresas y no los usuarios, ¿o era al revés?

Hoy Reinaldo Rodríguez, el presidente de la CMT ha exigido varias condiciones a los ayuntamientos para poder ofrecer WiFi:

  1. El WiFi no se puede financiar con impuestos
  2. El ayuntamiento se tiene que registrar como operador en caso de renunciar a la iniciativa privada
  3. Si es un operador privado tiene que entregar cuentas separadas para comprobar que no daña a la competencia

Pensando en posibles comparaciones sobre lo que hacen con nuestro dinero, se me ocurre una, a ver si os parece correcta…

Cuando vamos por la calle hay fuentes donde podemos beber todo el agua que queramos. Sin embargo, no por ello dejamos de consumir agua en nuestras casas. Porque podríamos bajar con cubos y botellas a por agua, ¿no? Con el WiFi pasará lo mismo. Podremos conectarnos desde la calle y los parques, y continuaremos contratando Internet en nuestras casas. Una cosa no quita la otra. Por mucho que se empeñen e intenten llorar. Lo que pasará es que el negocio de los hotspots se les acabará o al menos, se limitará. Pero que no se quejen, que las redes WiFi se las pagaremos con nuestros impuestos al igual que ahora pagamos el agua. Perder no perderán, no hay más que ver la subida de tarifas de móviles…