Piratería y cine español

Si en España, como afirma la Primera Mesa, habrá este año 200 millones de descargas ilegales vía Internet, eso quiere decir, ante todo, que la banda ancha de este país (cable + ADS) ya está implantada en todos los hogares españoles (diez millones y pico) y la utopía famosa de la Sociedad de Información ya es tan real aquí como en los países escandinavos, incluida Irlanda, lo cual encantaría al secretario de Estado de Industria, pero él sabe que no es así ni de lejos. Pero en la hipótesis de que este disparate fuera posible, habría que saber, mis queridas ?ngeles y Carmen, dos cosas esenciales para el negocio del cine español, que es de lo que se trata: cuántas pelis caseras se piratean aquí, sea por el método analógico del top manta o sea por el abordaje digital de la banda ancha. Si la proporción es la misma que el consumo de cine español en las taquillas legales, como me temo, pues olvidémonos de echarle la culpa de todos nuestros males al top manta, la banda ancha y las tecnologías piratas que vengan. Y no olvidemos la mayor: que cuando la gente no quiere venir, nada ni nadie la detendrá.

(Tribuna de Juan Cueto en El País)