Publicidad personalizada

Las bases de datos son utilizadas con este fin desde hace mucho tiempo, pero parece que a partir de ahora la tecnología de la informacion va a permitir un conocimiento profundo y real de los intereses de los consumidores. Las campañas masivas para productos de gran consumo seguirán contando con la televisión, pero Interner va a ser un canal imparable para las ofertas individuales, presentadas como un servicio, más que como un bormbardeo indicriminado. Según Florencio Barranco, experto en publicidad y director general de ntBuscadores, “Interner lo ha cambiado todo. Nuestra forma de ver las marcas, el proceso de selección de los productos que queremos comprar, los lugars donde comprarlo, y nuestras opiniones sobre dichos productos. Por primera vez tenemos un escaparate donde somos escuchados como consumidores”.

Los técnicos de la Google, Yahoo! o Microsoft han descubierto el enorme potencial de la Web 2.0 (con un continuo feedback de información). Con cada click que realizan, los internautas van tejiendo un completo perfil de sus intereses, gustos y preferencias. La recuperación de información (IR) permitirá a las empresas aprovechar datos que habitualmente no se tienen en cuenta. Y se suma a los avances en posicionamiento orgánico en buscadores (SEO) y márketing on line relacionado con la tecnología pay-per-click (PPC).

Dentro de poco, un internauta que realice varias consultas y escriba comentarios sobre un tema específico, comenzará a recibir ofertas de productos, o enlaces, para ampliar sus conocimientos sobre la materia. Según Barranco, en los próximos años “más que de publicidad”, tendremos que habar de “comunicación de ideas”.

Revista Emprendedores Junio 2007, Especial Tecnología, Página 9

Ya sabíamos que nadie regala gigas de capacidad ni servicios; la personalización del buscador de Google y el historial de búsquedas van en ese sentido. Hemos entrado en el juego, ¿pero queremos jugar? Yo sí quiero jugar mientras que los datos sean privados y no se utilicen más que para el adsense, pero cuidado que cruzar esa fina frontera es muy fácil. A efectos prácticos, leer publicidad de productos o servicios que me pueden interesar no me molesta, por eso estoy jugando.