Catch-22

El problema del huevo y la gallina
Catch-22 es un término acuñado por Joseph Heller en su novela Catch-22, que describe una paradoja en una ley o práctica en la que uno siempre pierde elija lo que elija. Por ejemplo, si lanzo una moneda y digo “Cara gano, cruz pierdes”. O cuando buscas trabajo, y uno no puede conseguir uno sin tener experiencia trabajando, pero no puede ganar experiencia sin un trabajo. A este tipo de situaciones también se las llama el problema del huevo y la gallina.

El caso del libro consiste en que un piloto de combate no quiere volar durante las misiones, y para conseguirlo debe mandar un análisis médico demostrando que está loco. Pero según las reglas de la Armada, cualquier persona sana no querrá volar en misiones de combate por su peligro. Al pedir permiso para no volar, el piloto demuestra que está sano y que puede volar. Los pilotos que quieren volar están demostrando implícitamente que están locos y que no pueden volar, pero para que no vuelen deben enviar su petición, algo que no harán, y que si hacen, lleva al primer razonamiento. En resumen, uno debe estar sano para reconocer su propia locura.

En lógica, esto se expresa como: C requiere (implica) A y B; Si A entonces no B; Si B entonces no A”. En la simbología proposicional lógica se expresa como “(C => (A ^ B)) ^ (A => ¬ B) ^ (B => ¬ A)”

En informática hay un caso que se llama deadlock que es básicamente esto. Hay 2 procesos que ocupan 2 recursos distintos y cada uno necesita el otro recurso, pero no liberará el recurso actual hasta conseguir el otro. También se le puede llamar círculo vicioso al Catch-22.

Una frase muy graciosa que tiene relación con todo esto, fue de Groucho Marx:

No quiero pertenecer a ningún club que me admitan como miembro