La siguiente revolución de la TV está comenzando

Muchas veces lo he dicho, muchas veces otros blogueros e internautas lo han dicho. Estamos hartos de las parrillas de televisión actual. En general los contenidos son malos, pero hay programas, series y películas que merecen la pena. Sin embargo no podemos verlos, ya que los ponen a horas intempestivas, o los maltratan con cambios de horarios. O simplemente que no queremos estar atados a una hora, si no que lo queremos ver cuando buenamente podamos/queramos.

Hoy, el presidente de RTVE, Luis Fernández, ha anunciado que van a poner más de 1 millón de horas de programación en Internet. En concreto ha dicho:

“Los diez años de retraso de Radio Televisión Pública respecto a la Red han acabado”, ha dicho el máximo responsable de la televisión estatal. Los ciudadanos “podrán acceder a nuestro patrimonio audiovisual, todos los contenidos de los que tengamos derechos, bajo demanda y de forma gratuita”.

Luis Fernández considera internet “una gran oportunidad creativa” y apuesta por “la tercera era de la televisión”: infinidad de canales a través de una plataforma liberada de la tiranía de la programación, donde son los usuarios quienes deciden qué ven, cuándo y cómo.

¡Por fin! A ver si se convierte pronto en realidad. Ojo, no estoy apoyando que todo el contenido sea gratuito; si no que esté disponible para que cualquiera pueda verlo cuando quiera. Ahora bien, la pega es que queremos verlo en nuestros magníficos televisiores de LCD, no en un flash embedido de 200 x 300px, por muy buena compresión que tenga. Pero lo positivo es que vamos hacía allí, pasito a pasito; y este ha sido un paso muy importante.

Podemos hacernos más preguntas, como por ejemplo si es más interesante que funcione mediante streaming o mediante torrent para ahorrar gastos. O también, la esperanza de que no pongan limitaciones geográficas porque si quieren expandir el español como lengua sería contraproducente..

Otras frases interesantes:

Periodismo es periodismo y es obsoleto ya hablar de periodismo digital, igual que no hablamos de periodismo radiofónico o televisivo.

Por eso no se resiste a llamarle la larga cola de la TV, aplicando el concepto de Chris Anderson. Si la primera era fue la del mando a distancia y la segunda el crecimiento de los canales, la tercera es el fin de la dictadura de los programadores y la conversión de la televisión “en una gran plataforma de acceso a los contenidos”.

Y añadió la apuesta de la televisión pública que debe ser “brindar la información a los ciudadanos”. “Queremos traer el mundo a España, pero también llevar a España al mundo, y no sólo colgando telediarios en la Red, sino yendo más allá con una redacción propia”, dijo.

Por último, puso de manifiesto la intención de RTVE de “experimentar”. “Quienes más innovan son los usuarios, no los periodistas, y tenemos que aprender de ellos”, concluyó.

Seguiremos atentos a ver cómo evoluciona y si lo vemos en acción más pronto que tarde. Pero sin duda alguna, iniciativas como Muchachada Nui, Cámara Abierta o esta misma, hacen que uno se levante y aplauda.