Review MacBook Air

Entrada escrita por Luis Jou

Hace un año sufría con mi portátil: un Acer de 15″ con casi cuatro años de antigüedad, y casi cuatro kilos de peso. Llevarlo a la universidad cuando hacía falta para alguna práctica era todo un suplicio, por el peso y por la incomodidad de ir con una mochila en la que apenas cabía nada más. Después de estar agonizando durante varios meses mostrando errores esporádicos de memoria, de tarjeta gráfica o disco duro, murió definitivamente una noche de mayo, precisamente la víspera de la entrega de una práctica. Y todo esto sin contar los algún que otro virus y cosas extrañas que hacía Windows (la verdad, no sé hasta qué punto era mayor el problema si de los virus o del SO).

La decisión estaba tomada. Mi próximo portátil sería pequeño y ligero y no tendría Windows. Desafortunadamente no había nada en el mercado que me convenciese. Si bien, Dell tenía algún que otro ordenador bastante majo con Linux instalado, pero veo a Linux como un ente extraño que, aunque fiable, requiere un aprendizaje para poder sacarle todo el partido. Yo simplemente quería olvidarme de configuraciones, de línea de comandos, de drivers y cosas extrañas. Y Javi consiguió convencerme, la solución era pasarse a Mac. Pero el MacBook se me quedaba grande en cuanto a tamaño, existían ciertos rumores de un ultraportable y no tenía una urgente necesidad de portátil. Así pasaron los meses hasta que llegó la keynote del 15 de enero y presentaron el MacBook Air.

Después de analizar por mí mismo las ya conocidas ventajas e inconvenientes de este pedazo de aire, me decidí por él. Solo que no estaba dispuesto a pagar los 1650€ que costaba. Esperé unas semanas (si había esperado meses, unas semanas más no iban a hacerme daño) a que El Corte Inglés sacara la promoción Electro3: durante 3 días un 10% de descuento en todos los equipos informáticos, y si además le añades otro descuento que tenía por ahí por motivos familiares… se queda un precio muy tentador para un equipo casi perfecto.

Y ahora que ya llevo casi dos meses disfrutando de él, puedo confirmar que fue una muy buena compra. En cuanto a las cosas malas, he comprobado que los inconvenientes que tiene no lo son tanto, aunque he descubierto algún que otro punto en contra no mencionado en otras reviews. En cuanto a las cosas buenas, han superado ampliamente mis expectativas. Voy a tratar de explicar desde un punto de vista personal los aspectos más relevantes de esta máquina.

Peso y Tamaño: Me lo llevo a la universidad todos los días, metido en una funda SecondSkin de Tucano y metido en la mochila. Ya es algo habitual, no me preocupa tener que cargar con él todo el día allá donde vaya porque no pesa ni ocupa más que un par de cuadernos. Es cierto que preferiría que tuviera menos superficie, pero así lo han diseñado y tengo que adaptarme a lo que hay. En las imágenes podéis ver la comparación de tamaños con otros cacharros. Destaco que tiene la misma altura que un disco duro externo de 2.5″, y es incluso más delgado que mi móvil.

Comparación superficie MBA Comparación grosor MBA

Batería: Los MACs son conocidos, entre otras cosas, por su larga duración de la batería. Y el MacBook Air lo presentaron con una autonomía de 5 horas de WiFi. No sé en qué condiciones habrán sido tomadas estas medidas, pero esto no es cierto. Yo no he hecho pruebas concretas de duración, pero tras un par de meses me he visto en diferentes situaciones y puedo dar algunos datos aproximados:

  • A Tope: WiFi transfiriendo varios GB de datos en red, brillo pantalla y teclado al máximo, Bluetooth encendido, reproduciendo video en DivX a pantalla completa: cerca de 2.5 horas.
  • WiFi: Navegación intensa (con descargas P2P en background), escuchando música y el brillo de la pantalla al 50%: cerca de 3.5 horas.
  • Consumo mínimo: brillo al mínimo, sin iluminación de teclado, toda conectividad inalámbrica desactivada, tareas ligeras (texto, hoja de cálculo): superior a 6 horas.

Resumiendo, no tanto como anuncian pero sí unos valores muy aceptables.

Cargador: El cargador de AC es muy pequeño, más pequeño que una cámara de fotos compacta, aunque algo más grueso. Cabe en el bolsillo sin problemas. Eso sí, le lleva más de 7 horas cargar la batería al completo, tardando sobre todo el último 10%.

Unidad Óptica: sólo la he echado de menos una vez, cuando quise reinstalar MacOsX para quitarle idiomas y software preinstalado y así ahorrar espacio en disco. Javi me ayudó con su MacBook blanquito y pude hacer una instalación completa vía WiFi. Tardó casi 2 horas con las opciones más básicas. Es lento, pero no es algo que se haga todos los días. Incluso puedes reinstalar el SO desde un sistema Windows, basta con que instales la utilidad de compartición de CD/DVD (Win ó Mac), estén en la misma red local y el tramo WiFi tenga encriptación WPA (ojo, esto último sólo para reinstalar el SO, no para compartir discos de forma normal). En cuanto a la grabación… pues toca pasarlo al fijo y grabarlo. Afortunadamente no grabo tantos discos y la mayoría del software lo consigo por Internet :P . Aún así, cuando el año que viene me vaya a estudiar fuera de España me compraré la SuperDrive externa, ya que no tendré tan a mano un equipo alternativo.

Puertos: La gente que no conoce el ordenador pregunta “¿y por dónde le metes el pendrive?”. Cuando abres la tapita que oculta los puertos se quedan ellPuertos MBAos también con la boca abierta. No echo de menos el Firewire porque nunca lo he usado, hace años que no juego con sonido como para requerir entrada de audio, y un único puerto USB… es poco, pero suficiente para mis usos (muy pocas veces tengo que desconectar un dispositivo para usar otro). Lo peor es la accesibilidad del mismo. No todos los pendrives caben y tengo que usar un pequeño alargador para poder usarlo sin forzarlo. En cuanto a Ethernet… me hubiera venido bien para reinstalar más rápidamente el SO, es la única ocasión en que lo eché en falta

Disco Duro: 80 GB están bien para trabajar e incluso para llevar la música contigo, pero en cuanto empieces a meterle películas, fotos, etc, ya comienzan a quedarse realmente cortos. La solución es obvia: usar almacenamiento externo. Y ahora muchos diréis que este equipo tan portátil comienza a dejar de ser portátil porque hay que llevarlo con tropecientos accesorios. Vale, en parte es cierto, pero tienes la ventaja de llevar sólo lo que necesitas en cada ocasión. Personalmente prefiero ir cargado con varios cacharros sólo cuando los voy a usar que llevar un único portátil grande y pesado a cuestas continuamente. El problema del disco duro, este sí irremediable (excepto si pagas 900€ más por un SSD) son sus 4200rpm. Se nota sobre todo al iniciar el ordenador y al cargar aplicaciones, pero una vez que ya están los datos en memoria va muy fluido.

Rendimiento: A pesar de que dispone de un procesador algo más lento de lo habitual (1.6Ghz) la diferencia apenas se nota en el uso habitual del ordenador. En el caso de ponerse a hacer simulaciones, o que varios procesos estén jugueteando a la vez que requieren accesos al disco la fluidez ya empieza a resentirse y comienza a aparecer la pelotita de colores.

Temperatura: Parece mentira que por muy delgado que sea el MacBook Air contenga un ventilador en su interior. La carcasa metálica ayuda a disipar, pero también hay que forzar un poco el flujo de aire. El ventilador gira como mínimo a 2500rpm con el ordenador frío (inaudible salvo en el silencio de la noche más profunda o con la oreja pegada a la rejilla de ventilación). A esta velocidad y no cargando demasiado al procesador éste se mantiene entre 50º y 55º. Cuando la temperatura del procesador sube de 70ºC el ventilador comienza a acelerarse y alcanza las 6200rpm (ya se escucha, pero sólo “molesta” si estás en un lugar realmente silencioso, como una biblioteca); esta velocidad mantiene al procesador por debajo de 85ºC (normalmente a 81º ~ 82º) por mucha caña que le metas. El ventilador no comienza a decelerarse hasta que el procesador no baja de unos 55º. Es relativamente fácil activar el ventilador, basta ver unos minutos de minutos del vídeo ultracomprimido de YouTube. En cuanto al calentamiento externo, se nota el calor sin llegar a quemar en la esquina superior izquierda, junto a la tecla escape. Sólo si la situación es prolongada entonces el calor se propaga un poco hacia el reposamanos izquierdo.

Pantalla: increíbles 13″ LED. Un ángulo de visión de 180º en horizontal (algo menos en vertical) y muy muy brillante. La resolución que alcanza es la misma que otros modelos de 13″ de Apple: 1280 x 800. Es un tamaño de pantalla que compromete muy bien dos aspectos importantes: comodidad vs. portabilidad. Una pantalla inferior a 12″ es demasiado pequeña para un uso cotidiano, y a pesar de que pudiera tener la misma resolución, las tipografías y los elementos serían tan pequeños que te dejarías la vista en ellos. Por otra parte, una pantalla mayor de 14″ ya hace del portátil algo no tan manejable, la superficie aumenta, y por tanto el tamaño y el peso global de la máquina. Tendremos que esperar a las pantallas plegables para que el tamaño de los dispositivos electrónicos portátiles no sea tan dependiente del tamaño de la pantalla. Sin embargo, y como punto positivo, una de las tres conexiones que dispone el MacBook Air es para un monitor externo. La conexión no tiene pinta de ser para nada estándar, pero se incluyen gratuitamente el adaptador a VGA y DVI :) .

Touchpad: Es multitouch y enooorme (105 x 63 mm). Las funciones Separación Teclado - Touchpad MBAde zoom (dos dedos) y adelante/atrás (tres dedos) están muy integradas con iPhoto y el resto de los programas de la casa Apple. De hecho ha sido el principal motivo para que me pase a Safari desde Firefox, olvidándome de extensiones y descubriendo la velocidad y est abilidad de este navegador. En cuanto al tamaño, es tan ancho como el del MBPro pero un poco más alto. Para una sesión de navegación, manejo de ficheros o algo así es muy cómodo ya que no se te queda pequeño y no tienes que levantar el dedo para continuar el movimiento del cursor (especialmente incómodo en Drag&Drop), sin embargo este gran tamaño hace que la distancia con el teclado sea de apenas 1cm, y si estás tecleando descuidadamente o en una posición extraña (como hundido en un sillón con brazos) es muy fácil que toques el touchpad con la mano y el cursor se te coloque en otra parte. En el mejor de los casos escribirás dentro de otro párrafo. En el peor de los casos comenzarás a ejecutar descontroladamente comandos de la aplicación de detrás….

Teclado: El teclado es el típico que Apple comenzó a incluir en sus equipos con el lanzamiento del MacBook. Lleva un par de días acostumbrarse al nuevo teclado, pero después lo encuentras mucho más rápido y eficiente que los normales. En cuanto a la retroiluminación, queda muy chula y eso, pero al menos en mi caso tiene poca utilidad. Apenas viajo de noche, cuando lo hago es en autobús, y las luces tan variantes de la carretera y otros coches hacen que el sensor de luminosidad se vuelva loco y haga oscilar la iluminación del teclado. Este hecho llega a resultar tan molesto como para obligarte a apagarlo. Sin embargo se comportaría estupendamente en un tren, avión o habitación oscura (aunque en este último caso mejor encender la luz para no forzar la vista).

Otros detalles:

  • No se incluye el mando a distancia Apple Remote. Primero nos hacen dependientes del Front Row para reproducir música o películas y ahora tratan de cobrarnos 19€ por manejarlo a distancia. Yo aprovecho el que tengo del iMac, pero es un rollo tener que estar desactivando o bloqueando el receptor de IR de alguno de los dos equipos cuando están juntos (por cierto, descubrí que el iMac aluminio tiene el receptor de IR en el marco negro de la pantalla, justo encima de la manzana).
  • El teclado tiene la tecla Eject. Un poco inútil cuando la mayor parte del tiempo no se tiene conectada la unidad óptica, eso suponiendo que la hayas comprado.
  • El cierre de la tapa es magnético. El frontal queda perfectamente cerrado,Pata MBA no hay diferencias entre los extremos.
  • La forma de las patas es un corte de esfera. Es un detalle importante, ya que el desgaste de las mismas durante las primeras semanas de uso compensa el posible cojeo inicial por pequeñas deformaciones de la estructura metálica salida de fábrica.
  • Sólo tiene un único altavoz bajo la tecla Ñ (más o menos). La calidad del sonido es pobre, sobre todo en los graves, sin embargo alcanza un volumen aceptable.

Y esto es todo. Como resumen de cinco líneas puedo decir que a pesar de las limitaciones el MacBook Air es un ordenador muy válido para usar como equipo único. Cierto es que quizá en la mesa de trabajo de casa tengas que tener algunos accesorios extras como la SuperDrive, un disco duro externo, un hub USB, un monitor de mayores dimensiones y un par de altavoces. Pero en portabilidad nadie le gana. Cuando sales con él no notas los 1.36 Kg de increíble máquina que llevas encima.

Como es posible que me haya dejado puntos sin tocar, si os surge cualquier duda, la responderé gustoso en los comentarios.