España juzga crímenes contra la humanidad excepto en España

Supongo que habéis escuchado o leído acerca de los problemas que está teniendo Garzón con el Tribunal Supremo porque quieren apartarle ya que está juzgando demasiadas cosas y a gente con demasiado poder oculto. Para ver lo que está pasando de verdad, muchas veces es mejor apartarse de España y ver cómo nos ven desde otros países; para saber realmente la gravedad de lo que está ocurriendo. Un ejemplo lo tenemos en este editorial desde Holanda: “El supremo ridículo“.

Los jueces del Tribunal Supremo están dispuestos a que España haga el espantoso ridículo de convertirse en un país que se arroga el derecho de investigar crímenes contra la humanidad en cualquier lugar del globo – menos dentro de sus propias fronteras.

El mensaje del Supremo es alto y claro: que nadie, nisiquiera un famoso juez, se ponga a escarbar en los crímenes de la dictadura de Franco. Ahora bien, el hecho de que el Supremo mande tal mensaje, a pesar del descrédito a escala mundial que eso significa para España, inevitablemente lleva a una pregunta: pero ¿qué es lo que les da tanto miedo en una eventual investigación sobre los crímenes de Franco?

Por otra parte está el hecho de que los crímenes cometidos por aquellos sicarios fueron silenciados por los jueces que Franco nombró – y que a su vez promocionaron a buena parte de los magistrados que hoy dirigen los tribunales en España. Ésa es la ciénaga que el Supremo no permite destapar.

Ya sabemos que todavía nos quedan años para que la herencia franquista desaparezca y de verdad podamos decir que somos una democracia. No soy yo partidario de remover el pasado, pero lo que no tiene lógica es este linchamiento por intentar investigar dónde están los cadáveres de los asesinados durante la Guerra Civil y la dictadura. Y si de regalo consiguen que no se juzgue a políticos corruptos, mejor que mejor. Los trapos se lavan mejor en casa, o eso dirán ellos.

Vía Menéame