La piratería en España es parte de la cultura

Este es el titular del periódico Los Angeles Times, que avisa que la descarga y streaming de películas está tan enraizado en nuestra cultura que Sony Pictures está planteándose dejar de vender DVDs en España, tal como ya ha hecho en Corea del Sur.

“People are downloading movies in such large quantities that Spain is on the brink of no longer being a viable home entertainment market for us,” said Michael Lynton, chairman of Sony Pictures Entertainment.

Dos puntos:

  1. Si se van de España, la única opción será la piratería. Y les daremos el premio Darwin por promocionar la descarga.
  2. No hay oferta legal. En USA puedes comprar en iTunes, Netflix, Amazon; verlo en streaming en páginas oficiales. Aquí no hay oferta oficial en Internet. Las condiciones de venta y alquiler son tan caras que no dejan márgenes para funcionar. Si siguen queriendo llevarse 3€ por descarga, se van a quedar con 0€.

Un detalle muy importante para entender toda la presión que está recibiendo España de Estados Unidos es lo siguiente:

With accelerating broadband speeds making downloads simpler — and legal authorities struggling to keep up — many fear that Spain is becoming the second domino in a chain that could threaten Hollywood’s economic underpinnings.

Seríamos el segundo país que dan por perdido, y ya sabemos que no hay dos sin tres. Y lo que no sé si es peor o mejor, pero entienden que los cambios en la ley no van a afectar a las descargas, van a continuar igual.

When illegal Internet downloading and streaming become so entrenched in a country that it’s a societal habit, however, it’s unlikely that any policy change can quickly put it to a halt. Piracy in Spain, by this view, may be more akin to a disease, one that Hollywood must hope to contain before it spreads.

“We need to get a handle on it if we don’t want to end up like the music industry, where their business model didn’t keep pace with the realities of the new marketplace.”

Si de verdad quisieran, antes de darnos por perdidos, poner en marcha un videoclub online con cientos de miles de películas de alquiler a 2-3€. Tanto antiguas como los últimos estrenos. Permitid que otras webs también vendan películas con comisión. Probad a hacer eso durante 4 años. No perdéis nada, al habernos dado ya casi por perdidos.