El iPad es la victoria de Jobs sobre Wozniak

Es curiosa la historia, porque a veces mirando el pasado puedes ver el presente y el futuro. Si retrocedemos hace 30 años vemos como Apple lanzó el Apple II diseñado por Steve Wozniak (un ordenador abierto donde se podía quitar y añadir hardware, igual que un PC). Fue un éxito absoluto, fue el producto que todo el mundo quería. Posteriormente Steve Jobs fue cogiendo más poder y lanzaron el primer Mac, cuyo hardware era cerrado. Al ver perder poder Wozniak se fue y se abandonó el desarrollo de la gama Apple en favor de la Macintosh. Todos sabemos lo que pasó con Apple en los años siguientes.

Ahora mismo estamos viendo una situación parecida con el iPhone y el iPad. El iPad es de hecho el ordenador que Steve Jobs siempre quiso. Un ordenador cerrado en hardware y controlado en software para controlar todos los detalles. Efectivamente un ordenador que funciona muy bien en lo que hace, pero que te deja poca libertad si no quieres pasar por el filtro de Apple. En apenas unos días Apple ya ha vendido medio millón de iPads y se le considera el salvador de la industria de medios tradicional.

Todavía no lo he probado, aunque estoy deseando hacerlo. El ordenador en sí, me parece que tiene muchas posibilidades; tanto para usuarios básicos que no quieren complicarse la vida y sólo quieren navegar, email y Facebook; como para los usuarios más avanzados de cara a usarlo como ordenador de salón o en viajes. Sólo tiene una pega, y es una crítica enorme.

El iPad es un ordenador cerrado, que hace lo Apple deje que haga. No puedes trastear con él, no puedes instalar aplicaciones que la moral, ética o negocio de Apple no deje; no fomenta la creatividad y el descubrimiento. Es un modelo cerrado que lo tomas o lo dejas. Funciona muy bien, pero contradice totalmente el futuro abierto, de interconexión, de código y plataformas abiertas.

Apple sabe como nadie lanzar nuevos y brillantes productos; pero otra compañía lanzará su tablet abierto (Nokia, Google, Sony, HTC), sin limitaciones y con posibilidad de hackearlo. Y se llevará el gran porcentaje del mercado. Apple ha vendido muchos iPhones pero empieza a ser y será insignificante ante la marea de Androids y Symbians que ya inundan el mercado. Podemos discutir si el iPhone/iPad es mejor ahora o no, pero lo que es seguro es que lo abierto gana. Siempre.