Obama critica el exceso de información poco crítica

Obama ha dado una charla en la universidad de Hampton. El titular de varios periódicos como el Huffington Post es Obama: iPad, Xbox Turn Information Into A ‘Distraction’. Curiosamente ese título es justo lo que Obama critica en su charla a los recién graduados.

You’re coming of age in a 24/7 media environment that bombards us with all kinds of content and exposes us to all kinds of arguments, some of which don’t always rank that high on the truth meter,” he told the students. “And with iPods and iPads, and Xboxes and PlayStations — none of which I know how to work — information becomes a distraction, a diversion, a form of entertainment, rather than a tool of empowerment, rather than the means of emancipation. So all of this is not only putting pressure on you; it’s putting new pressure on our country and on our democracy.”

Realmente no está criticando los gadgets si no la forma de uso, la rapidez con que hacemos todo ahora, la publicación inmediata de entradas, artículos y opiniones sin reflexión y con poco sentido crítico. Ahora mismo estamos expuestos a demasiada información, pero eso no implica que tengamos mejor información. Por una parte unos medios que han perdido mucho sentido crítico y están vendidos a sus propios intereses; y por otro lado, a los ciudadanos con blogs que escribimos entradas rápidas, sin pararnos a pensar si lo que decimos tiene sentido.

Estamos en una época donde el titular importa más que el contenido; donde los periódicos y blogs escriben para Google en vez de para sus lectores. Indirectamente mucha culpa de esto lo tienen sitios como Digg o Menéame, que premian titulares llamativos que hagan votar por el título en vez de por el artículo. Estamos en una época donde los periódicos, telediarios y contertulios varios dicen burradas sin que nadie se ponga a pensar si no nos están tomando el pelo o nos están intentando manejar para controlar la actualidad informativa. Parece que si leemos una noticia en un periódico “serio” es cierta, o si la escuchamos en una mesa de “debate” tipo La Noria; o si incluso nos la cuentan en un telediario “objetivo” como el de Telemadrid. (Nótese la ironía de los entrecomillados)

Estamos en una época donde cada día es el día de los Inocentes, y yo al menos, intento poner en cuarentena todo lo que leo. No nos fiemos de los titulares y resúmenes rápidos. Vayamos a la fuente, vayamos a los hechos, seamos críticos con otros y con nosotros mismos. Por tanto, sí; estoy de acuerdo con Obama.