Apple y la innovación en el transporte

Apple comenzó a innovar en detalles esenciales de la gestión de la cadena de suministro casi inmediatamente después del regreso de Steve Jobs en 1997. En ese momento, la mayoría de los fabricantes de ordenadores transportaban los productos por vía marítima, una opción mucho más barata que el transporte aéreo. Para asegurarse de que los nuevos iMacs, translúcidos de color azul, estarían disponibles en la Navidad del año siguiente, Jobs pagó $50 millones para comprar todo el espacio aéreo disponible en vacaciones, dice John Martin, un ejecutivo de logística que trabajó con Jobs en la logística  de organizar los vuelos . El movimiento descolocó a rivales como Compaq cuando más tarde querían reservar el transporte aéreo. Del mismo modo, cuando las ventas de iPod comenzaron en 2001, Apple se dio cuenta de que podía meter muchos más reproductores de música en los aviones por lo que se convirtió en una manera económica para enviarlos directamente desde las fábricas chinas a las puertas de los consumidores. Cuando un directivo de HP compró uno y lo recibió unos días más tarde, siguiendo su progreso a través de todo el mundo en la página de Apple: “Fue un momento de” Oh, mierda ’”, recuerda Fawkes.

Esa mentalidad - gastar cantidades exorbitantes cuando sea necesario, y cosechar los beneficios de un mayor volumen en el largo plazo - se ha institucionalizado a lo largo de la cadena de suministro de Apple, y comienza en la etapa de diseño.

En un artículo de Business Week comentan “pequeños” detalles como estos. Lo mismo se aplica ahora con los componentes electrónicos. Apple esta pagando literalmente miles de millones de dólares ANTES siquiera de producirse para tener el control total de la mercancía. Por eso ha podido bajar los precios tanto con los iPhone e iPads. Samsung, HP, Motorola están sufriendo de lo lindo para poder igualar los precios de Apple.