La cagada de Instagram

El lunes la niña bonita de la Internet del 2012, Instagram, publicó los que iban a ser sus nuevos términos de uso. En ellos no quedaba nada claro si iban a dedicarse a vender nuestras fotos, a utilizarlas para anuncios o todo seguía igual. Se ha armado tal follón por Twitter e Instagram que en menos de 24 horas han tenido que aclarar/rectificar los términos de uso, diciendo que van a hacer una nueva versión más clara.

La duda que queda es: ¿han aclarado y somos unos paranoicos? ¿o han rectificado? Mi opinión clara es que los dejaron abiertos a propósito y van a tener que rectificar (y a ver hasta que punto). Razones:

  1. Instagram ahora pertenece a Facebook. El rey de explotar los datos personales. No se cuántos habéis puesto un anuncio en Facebook, pero alucinaríais con el nivel de detalle que puedes alcanzar. Lo cual es fantástico para las empresas porque nos permite apuntar mejor y gastar menos dinero. Por tanto, cuanto más abierto, más nivel de detalle podrás llegar luego.
  2. Ya he tenido que leer y firmar varios NDAs, contratos y pactos, todos redactados por abogados. Y os puedo asegurar la experiencia de ingeniero me sirve para pensar en todas las posibilidades e intentar evitar que se me escape un caso que me fastidie luego. Y si se deja abierto, se hace a propósito. Por tanto, estoy 100% convencido que lo han hecho a propósito.

Otro asunto es quién los ha redactado (Facebook o Instagram) y si los fundadores / gente de producto / comunidad, los conocía. Seguro que ha habido unos cuantos “os lo dije”.

Yo para empezar he mudado todas las fotos a Flickr, y ya podéis seguirme allí. Lo usaré durante los próximos días para probar la nueva app. En cuanto se aclare todo, decidiré donde estaré. Soy más fan de Marissa que de Zuck por si os sirve de pista ;)