Periodistas que dicen que las empresas de Internet le deben mucho al gobierno de USA

Leyendo El Pais:

Las empresas de Internet están tan o más interesadas que el propio Barack Obama en esclarecer esta situación y controlar sus daños. Esos nuevos gigantes económicos se encuentran atrapados entre dos lealtades que hoy parecen contradictorias, pero que les son imprescindibles. Por un lado, se deben a un público que cree en la libertad de movimientos en Internet y confía en el respeto a su privacidad; al mismo tiempo, tienen un compromiso con un Gobierno que les ha ayudado enormemente en su promoción.

 

A diferencia de poderes económicos tradicionales, como Boeing o General Motors, las compañías de Internet gozan de una imagen juvenil y atrevida, y han sido favorecidas por un público, muy distinto a los compradores de aviones o de coches, que se identifica genéricamente con una visión más liberal y distante de la autoridad constituida. Su negocio depende, esencialmente, de que la gente quiera seguir expresándose y actuando en la Red, algo que puede ponerse en peligro si los potenciales clientes sospechan de la empresa por medio de la cual lo hacen o pierden su fe en ella.

 

Pero las empresas de Internet también le deben mucho al Gobierno norteamericano, que las ha exhibido como el emblema del revitalizado liderazgo internacional del país, por no mencionar las ayudas recibidas en la creación de algunas de ellas. Cuando Obama tuvo que hacerle un regalo a la reina de Inglaterra, no escogió un producto de la industria de Detroit sino un iPad.

Pediría al periodista Antonio Caño que aclarase lo que he puesto en negrita porque se ha columpiado. Ahora resultará que Facebook tiene más de 1.000 millones de usuarios gracias al gobierno de USA o al fantástico Obama. O que Apple ha llegado a donde está gracias al dinero del gobierno de Estados Unidos. O que Twitter fue desarrollado por la CIA para ayudar en la primavera árabe. Yo más bien diría que han llegado hasta ahí a pesar del gobierno.

Seamos serios, por favor.