¿Se debe impedir a Amazon poner precios bajos?

En Francia andan mosqueados con Amazon (y con cualquier empresa tecnológica americana diría yo) porque vende los libros muy baratos y no cobra por el envío. La ministra de Cultura le acusa de “dumping, tira abajo los precios con el fin de penetrar en los mercados para después, una vez en una posición de cuasimonopolio, hacer que los precios vuelvan a subir”. También critica que el no cobrar por el envío es una manera indirecta de reducir el precio de los libros y que otras librerías no puedan competir.

Haría varios comentarios:

  • Francia tiene como España una ley de precios fijos. Mi opinión es que es un gravísimo error. Yo no compro libros porque son muy caros. Si fuesen más baratos, compraría y leería más. Tanto libros físicos como ebooks.
  • ¿Hay que prohíbir hacer dumping? Es un tema complicado porque es cierto que solo las empresas gigantes pueden permitirse hacer eso, y eliminan al resto. Por tanto, creo que si prohibiría vender por debajo de coste. (La PS3 también se vendía por debajo de precio de coste y nadie se quejaba, algunos alimentos de marcas blancas pueden que se estén vendiendo por debajo de precio de coste y nadie se queja).
  • ¿Hay que proteger a las librerías? ¿La sociedad gana más / es más culta, si las librerías de barrio siguen sobreviviendo? Mi opinión es que no. La gente es más culta si lee más, lo haya comprado en la web, en la tienda física o lo haya leído gratis en un blog. Las librerías fueron muy útiles, ahora no tiene por qué.
  • ¿Debe Francia castigar a Amazon por regalar el envío? Me parece ya tristísimo que le busquen las cosquillas a la ley para perseguir a Amazon. Ahora resulta que aunque consigan precios muy buenos por enviar decenas de millones de paquetes, deben cobrar un envío mínimo.

El artículo termina con la siguiente reflexión:

Sin embargo, está imbuido del mismo principio rector al que Francia se aferra para garantizar la supervivencia de su industria cultural: que una concepción maximalista y ultraliberal de la libertad de comercio pone en riesgo la existencia de una oferta cultural diversa como alternativa a la oferta de las multinacionales.

Nunca en la historia de la humanidad ha habido tanta diversidad como ahora. En Internet puedes encontrar toda la variedad de estilos que quieras. Hay que ser muy atrevido e ignorante para defender esa idea.