Bigas Luna y las descargas de películas

El director cree que el modelo es totalmente viable ya que los proveedores de servicios son capaces de conocer exactamente cuántos de sus clientes están descargándose qué contenidos.

Siento decirle que NO, un rotundo NO.

Tenemos que convencer a quien le convenga más. En esta guerra que hay entre operadoras, la primera que entre a financiar a los creadores de contenidos audiovisuales será el que gane, y tendrá el mayor número de abonados.

¿La que gane? ¿Que gane qué?

La compañía que realizaba los bloqueos le aseguró que en esas tres semanas, habían detectado más de 3 millones de intentos de descargarse copias de la película, y en la semana posterior, se realizaron con éxito un millón.

El director abre los ojos cuando habla de estas cifras, al comprender que sus creaciones despiertan un interés masivo y el potencial que puede suponer Internet. ¿Si hubiésemos logrado algunos céntimos por cada una de estas descargas, estaríamos muchos más contentos?, reconocía.

Pues poned a alquilar la película por Internet para verla al instante en el TV, y no obtendréis unos céntimos, si no un par de euros. Así tendréis una amplia sonrisa.

(Vía El País)