Escuchemos a los segundos

¡Qué magnífica desolación!

Buzz Aldrin, 16 de julio de 1969, superficie de la Luna
(mientras todo mundo estaba pendiente de Neil Armstrong)