Tierra Plana

Siempre los hombres han tratado de conocer su entorno, saber cómo funciona el cosmos que los rodea. Y dentro de este cosmos está el lugar donde vivimos, lugar en sentido extenso, el más extenso que podamos imaginarnos, hasta donde llegue el horizonte, y más allá. ¿Existe un límite a partir del cual caemos?, antes les parecía lo más razonable. No se concebía bien la idea de infinito, que algo no tuviera inicio ni fin no concordaba demasiado con la idea de un creador; y pensar en una superficie curvada que, aunque no tenga fronteras tampoco es infinita (una esfera) cabía menos aún en la cabeza de aquellos seres humanos. Ponéos en situación:

- Escucha, (le dice un egipcio a otro), si sigues caminando por ahí, todo recto, volverás al mismo punto desde el que partiste.

El segundo egipcio seguramente daría largas al pobre loco:

- Si… bueno…. en cuanto acabemos la pirámide.

Volviendo al tema, encontré por internet el texto de una conferencia que habla acerca de todas las vueltas que ha la idea de “Tierra” a lo largo de la historia. Aunque está escrita de forma amena, hay alguna que otra expresión que no se entiende bien porque el autor es argentino. Y del párrafo final mejor ni hablar.

Os dejo aquí una frase curiosa que escribió un tal Lactancio allá por el siglo III ó IV:

¿Existe alguien lo suficientemente extravagante para estar convencido de que existen hombres que tienen los pies para arriba y la cabeza para abajo, y que las hierbas y los árboles crecen descendiendo, y la lluvia y el granizo caen subiendo?

Relacionado con todo esto, encuentro vía pjorge una bonita y curiosa tarta de bodas:

tarta-tierra.jpg

Un mundo digitalizado

Casi no nos damos cuenta, pero la convergencia tecnológica nos lleva a la unificación de redes, a la digitalización absoluta de todo. Ha sido increíble la migración a unos y ceros que se ha realizado de la mayoría de los sistemas de captación, tratamiento, almacenamiento y transmisión de datos: internet (ADSL), telefonía (GSM, VoIP), video (TDT, DVD)…

Curiosamente, al comienzo todo era digital, es decir, representación discreta de la información: ábaco, señales de humo, telégrafo, entre otros. Luego quisimos imitar a la naturaleza continua, quedarnos con toda la información, guardar hasta el último matiz.Y ahora, parece que nos hemos olvidado del mundo analógico, de la información en crudo. Hemos digitalizado el mundo en el que vivimos.

Fabrizio Ferri Benedetti hace un homenaje a los Analógicos Anónimos:

¡El señor Fergason, como todos nosotros, está aquí porque es analógico, porque ama la vieja tecnología, ama el ruido, desbordarse con información infinita y caótica!

Hace unos años, en un mercadillo callejero de Santiago de Chile mientras buscaba un disco de pizarra de Carlos Gardel para mi padre, se me acerca un hombre mayor y nos ponemos a hablar de los discos. En cierto momento de la conversación llega a decirme: “Estos discos son mucho mejores que los que escucháis ahora“. Y si lo pienso… son discos que han aguantado decenas de años como el primer día, que no necesitan un equipo de alta tecnología para poder disfrutar de ellos. Pero sobre todo, que cuando escuchas alguno te desplazas a otra época, cada ruido, cada chasquido, se combina con la música de una forma especial. He llegado a escuchar alguna pieza digitalizada… y no es lo mismo, aunque Nyquist diga lo contrario*.

Quizá el hombre tenía razón. Quizá también sea en parte un A.A.

*Nota: Según el teorema de muestreo de Nyquist-Shannon es posible recuperar totalmente una señal analógica (continua en el tiempo) a partir de muestras digitales. La condición es que hay que muestrear al doble de ritmo que la máxima componente de frecuencia de la señal. Pero como todas las señales que tenemos son limitadas en el tiempo, ésto implica que son ilimitadas en frecuencia, que no tienen una componente máxima. La única solución es muestrear con una f=∞, es decir, tener infinitas muestras (inviable por problemas dealmacenamiento). Por tanto, la señal digital perfecta es igual que la señal original.

Está claro que podemos acercarnos a esa perfección tanto como queramos, tan sólo debemos aumentar la frecuencia de muestreo… pero nunca será igual.