¿Debe poner publicidad la Wikipedia?

Todos los que habéis entrado en Wikipedia estos últimos días habréis visto el banner de Jimmy Wales pidiendo una donación para hacer la recaudación anual. En todos los años previos se han superado las expectativas y parece que este año también van a llegar a la cantidad fijada antes de tiempo. Pusieron ese banner con el fundador en vez de uno más genérico porque tenía una mayor tasa de éxito a la hora de recaudar.

Ahora bien, recaudar varios millones de euros cada año es una tarea pesada. Mucha gente propone que se meta Google AdSense durante 3 días. Sí, en solo 3 días se lograría tener suficiente dinero para pagar todos los gastos de un año. En principio tendría poco impacto y la gran mayoría ni nos daríamos cuenta.

¿Por qué no se hace? La razón principal la ha mencionado Seth Godin en su artículo de hoy: si el usuario paga a la Wikipedia, le pertenece. Ahora mismo la Wikipedia pertenece a los usuarios, a la comunidad, a todos los que aportamos y tenemos algo que decir. Si la financiara la publicidad, perderíamos ese derecho, podrían empezar a recaudar más dinero del necesario, y empezar a hacer excentricidades.

¿Qué opináis?

Dona un tercio de lo que tienes

Soy una persona que prefiere tener menos que más; me encanta la frase “Less is More“; prefiero tener poca ropa entre la que escoger cada mañana, prefiero no tener cds o dvds, prefiero tener las estanterías limpias y con espacios, prefiero hacer webs que estén bien estructuradas y sean muy fáciles para el usuario (la palabra ‘clean=limpia’ se repite mucho al recibir feedback de los usuarios de Tourist Eye), etc.

Ya llevaba tiempo pensando en donar la ropa que no uso; pero hoy leer este artículo del minimalista digital y sus posesiones me he puesto en acción y he sacado toda la ropa del armario que no había usado al menos una vez en los últimos 8 meses. Y he dado toda esa ropa en un punto de donación que seguro que ayuda a alguien de cara a este otoño (ropa en buen estado, incluso algunas camisetas nuevas). El resultado es que me he deshecho de un tercio de la ropa que tenía. Y estoy más feliz que unas castañuelas. Ya no tengo que pelearme por meter la ropa en el cajón, ni tengo que apretujar las perchas. De hecho, hay estudios que confirman que cuando tenemos mucha opción nos ponemos muy nerviosos, nos bloqueamos y no decidimos. Por eso las empresas serias tienen a hacer pocos packs bien claros; e intentan huir de las miles de combinaciones. (Muy recomendable ver esta charla TED: La paradoja de la elección)

Estoy seguro que un 90% de nosotros podemos vivir con el mismo nivel sin un tercio de lo que acumulamos, ya sean papeles, libros, ropa, DVDs que solo se ven una vez, CDs de los periódicos, guías de turismo en papel, ordenadores antiguos, juegos de mesa, toallas, sábanas, etc. De hecho, viviremos más felices al tener menos abundancia.

Os animo a donar un tercio de lo que tengáis, empezando por la ropa que se aprovecha mejor. Y por supuesto os animo a compartir esta “iniciativa” con vuestros amigos y familiares. Si os animáis podemos usar la etiqueta #donauntercio