Agobios a comienzo de curso

Muchos de vosotros os preguntaréis qué es lo que nos pasa, por qué desde hace una semana ha disminuído drásticamente el ritmo de publicación en el blog. La respuesta es sencilla, estamos en septiembre (bueno, desde hace unos minutos ya no, pero se entiende), Javi (fesja) y yo llevamos 15 días de clase, y éstos se dejan notar. Los primeros días no fue tan duro, cada profesor se presentaba, daba su email, despacho, horas de tutoría, etc, y nos contaba algo acerca de la asignatura. Pero luego llegaron los primeros teoremas, las primeras clases de laboratorio, las primeras entregas…

Cuando algunos de nuestros amigos aún ni han empezado nosotros ya estamos agobiados porque el próximo jueves hay que entregar resueltos 10 ejercicios. 33 páginas llevo ya, y aún me faltan un par de ellos por hacer (debería decir que mi letra es un poco grande, así que a cualquier otro posiblemente le ocupe menos). Son de la asignatura Transmisión de Datos, que viene a ser más o menos lo que en otras escuelas se llama Teoría de la Información. En el fondo, la asignatura en sí es interesante, porque son los fundamentos de la compresión y edición de datos. Pero cuando tienes que hacer varios ejercicios con apartados que llegan hasta la j, empiezas a delirar y ya no sabes si eres un estudiante de 3º de teleco o un ser con cinco brazos y tres cabezas que habita dentro de alguna entropía condicionada.

Luego está el Laboratorio de Circuitos Electrónicos (LCEL para los amigos). Para el próximo día (también el jueves) tenemos que llevar montado un pulsador anti rebotes. Apenas nos lo han explicado en clase 5 minutos, pero hay que llevarlo porque si no comienzas a retrasarte desde el primer día.

Este curso viene cargado de evaluaciones continuas. Creo que en todas las asignaturas puedes conseguir parte de la nota final durante el curso; y en algunas de ellas no puedes decidir presentarte sólo al final, porque te penalizan y te evalúan sobre 8. Las fiestas y puentes serán nuestra salvación. Un día menos de clase supone un día menos que te pueden mandar cosas para hacer, o ponerte un examen sorpresa, o …. Pero bueno, si aquí estamos es porque nos gusta aprender estas cosas, aunque suframos un poco mucho cada curso.

Al final, cuando todo haya acabado, tocará trabajar. Espero que podamos estar en algún lugar donde nos sintamos cómodos y no nos esstressemos demassiado.