CD o cederrón, zoom o zum; ayudemos a la RAE

A través de la entrada del otro día donde yo planteaba que debíamos usar bloguer en vez de blogger, Diego me intentaba hacer ver la tontería de mi propuesta, ya que entonces tendríamos que españolizar multitud de palabras técnicas. Y como hemos visto cómo se las gasta la RAE, es un poco peligroso animarla a meter nuevos términos. Unos ejemplos:

La duda que me queda es, ¿quién decide qué términos añadir al diccionario? ¿Los hablantes o los veintipico académicos que tienen su sillón con la letra? Es que no me cuadra que se inventen palabras como devedé o zum (¿alguien la ha visto escrita así en algún sitio?).

Asi que propongo una idea, crear una web donde pongamos parejas de palabras y que los usuarios elijan cuál creen que se debería usar. Puede que la elegida no esté adaptada a las normas españolas, pero al final y al cabo, el que habla es el pueblo y esas son las palabras que se quedan. Estaría interesante creo yo, y puede que hasta la RAE se apunte a la iniciativa. Si alguien se anima a hacerla, que me avise; y le echo una mano.

Blog en directo sobre el Camino de Santiago

La verdad es que no me acuerdo cómo me ha salido la idea (debe ser el estudio que intenta evadirse hacia otros temas), pero me ha resultado interesante. Por eso he buscado más información, a ver qué blogs hay ya creados:

Concha SantiagoLo cierto es que me ha sorprendido que haya tantos blogs sobre el camino, lo cuál me alegra. ¿Pero hacia dónde estaba pensando yo? En hacer un auténtico diario de viaje actualizado casi al minuto. Un diario de viaje con fotos, vídeos y comentarios de la ruta. Mínimo 2 personas se necesitarían, un peregrino y un bloguer (conviene que vayan intercambiando el puesto). Aunque si fueran más mejor. ¿Cuál sería el día a día?

  1. Despertarse, grabar la salida del pueblo y echar a andar. El bloguer tiene más tiempo para dormir.
  2. El peregrino llevará una Blackberry, una cámara de fotos y vídeo. Irá contando por Twitter lo que le parezca curioso de la etapa. Puede llevar “tanto” gadget porque le bastaría con una mochila para la bebida, comida, mini-botiquín.
  3. El bloguer aprovechará la mañana para subir las entradas, con fotos y vídeos de la tarde anterior. Algunas entradas ya estarán medio preparadas desde antes del inicio del camino.
  4. El peregrino llega al destino de la etapa. Comen en un restaurante recomendado, el cuál tendrá su crítica posteriormente.
  5. Mientras el peregrino duerme la siesta, el bloguer crea la entrada de la etapa con fotos y vídeos de la mañana. Y también la crítica del restaurante si le da tiempo.
  6. Tras la siesta aprovecharán que tienen coche para visitar lugares interesantes de alrededor. Sacarán fotos y vídeos que la mañana siguiente subirá el bloguer.
  7. Cenan, y a la cama pronto.

Luego habrá un mínimo de 29 etapas (depende si se quieren entretener más en una zona o respetan las etapas “fijadas” del camino clásico). Resumiendo, el tipo de entradas que habría tendrían comentarios, fotos y vídeos:

  • … sobre la etapa en sí
  • … sobre lugares de interés cercanos
  • … sobre curiosidades de la etapa
  • … sobre los restaurantes
  • … sobre los hostales/hoteles – si alguien va en coche no es justo que vaya a un albergue
  • Aparte de todos los comentarios en directo mediante Twitter

El objetivo sería mostrar al mayor número de personas el Camino de Santiago, de una manera directa, cercana. Asi que por tanto el objetivo no sería ganar dinero, si no que la cuenta tenga un saldo positivo al final de la aventura. Para lograr esto se podría recurrir a patrocinios, publicidad de restaurantes y hoteles e incluso donaciones. Si se hace en inglés y español se obtendría una gran audiencia potencial.

¿Utopía? También sonaba raro que un tío se dedicara a viajar por todo el mundo bailando…